Cicle de Júpiter i Saturn

La humanitat del segle XXI està davant del gran repte d´acceptar o rebutjar el nou paradigma que s´està estenent arreu, sobretot des de la segona meitat del S.XX, i és el fenòmen cada cop més consistent de sincronizitat (C.J Jung) d´esdeveniments tant del cel i com de la terra, entre experiències externes i internes (efectes semblants sobre diferents dimensions de l´existencia humana) d´una causa encara més allunyada de la nostra consciencia. L´ésser humà te el privilegi d´escollir anar a temps amb l´Univers o seguir imposant la idea d´inconsciència de l´Univers, és a dir una entitat sense ànima, sense vida, reduida a pura contingència, una comprensió objectiva més aviat limitada si atenem a afirmacions d´algún destacat físic teòric.

El segle XXI devé un dels segles més significatius de la història de la humanitat i és la unió del cel i la terra. És la comprensió de que l’Univers que observo i que sento estar inclòs és un reflex del que sóc realment en el meu interior. Reconèixer aquesta llei de semblansa i corresponsabilitat amb el cel i acceptar-ho com una veritat, que és més que una realitat consensuada, ens obre una dimensió desconeguda que no solament abraça substancialment els fonaments de la física moderna, néta de la l’astrologia, sino que predisposa als éssers humans a viure dins d’aquest gran univers de sistemes o universos en la major harmonia. Això és possible si reconèixo i accepto els moments crítics o fases dels cicles planetaris com imatges reflexades de l’ànima (estat d´ànim) de la humanitat (anima mundi) i de nosaltres mateixos per formar-ne part.

Si els planetes, llurs cicles i les seves relacions representen simbols de la dinàmica de l’ésser humà universal, mites sobre déus i herois que han commogut des de sempre a l´home, el millor per mi i la humanitat és orientar-me al significat universal o arquetip que representa l’inici d´un cicle de dos planetes, la fase de màxima tensió (cuadratura), o la fase de màxima oposició a l’esperit arquetípic sota el que es va iniciar el cicle. El conèixement dels cicles, igual que el pagès (estacions/llunes), devé l’experiència de ser cuidat per l’Univers, de gaudir de la creació i la mare naturalesa.

El nou grau de llibertat que pot fer ús la humanitat del S. XXI és recollir el llegat més valuós de la seva civilització (inclòs el de l´era d´Aries) i posar-lo a disposició del món sencer, i això ja és un fet a l’existir la xarxa que ens connecta arreu i amb tothom. I és que el coneixement de correlacions de cicles planetaris i la mena d’esdeveniments en la consciència o història de la humanitat, a partir del significat de les combinacions de dos o més arquetips, dóna una nova dimensió en la comprensió de la seva evolució Ser conscients d’aquests cicles i orientar-nos al tipus de missatge que rau en ells significa ser co-creadors amb l’univers. Decidir fluir amb els cicles planetaris és acceptar la seva inexorabilitat i és aquí on rau l’exercici de la llibertat humana, i que es pot concretar en el fet d’intentar interpretar el sentit de tot plegat.

A mida que signifiqui o destaqui allò que observo dalt del cel i ho relacioni amb el que succeeix en la terra, allò que passa en el meu interior i en l´exterior perquè no em deixa indiferent, i decideixo fer-me preguntes sobre tot plegat, estaré en inmillorable sintonia amb l´Univers per comprendre el kosmos i els seus dessignis. Si faig síntesi dels arquetips planetaris que entren en relació i ho remeto en l’interior, no solament polso amb l’Univers sino que puc promoure el lliurament d´una expressió creadora en la societat i en el món del simbol o relació d´arquetips que s’anuncien en el cel. Fer això és un acte de pur lliure albir com voler anar a temps amb l´univers. “Potser la llibertat només consisteixi en fer el que s´ha de fer content” diu E. Eskenazi, filòsof i professor de Tarot i de l´arbre de la vida (kabalah). Potser només tinc llibertat d´equivocarme i no fer-ho sigui la prova de que realment sóc lliure d´escollir.

Una mica d´història

Gràcies a Johannes Kepler i la seva tenacitat, convençut de l´heliocentrisme de Copèrnic i que tingués accés a les dades astronòmiques de Tico Brahe va fer possible descobrir les lleis del cosmos que reben el seu nom i que regeixen el nostre sistema solar. Això va permetre que conegués amb total exactitud els cicles entre els petits i els grans planetes, i es preguntava com seria el món durant els 200 anys següents si les conjuncions dels més grans i allunyats planetes Júpiter i Saturn (el cicle planetari més llarg fins aleshores conegut) deixaven de produir-se en signes d’aigua, com havia estat passant fins l´any 1600, per començar a fer-ho en signes de foc. La sincronia de l’esdeveniment es va fer palès en el desenvolupament de l’astronomia i de la ciència. Després de retractar-se Galileo i davant de les evidències que aportava la ciència (com el radi de la terra mesurat per Eratòstenes 600 anys A.C amb un error del 6%) el poder i la credibilitat de l’església va anar minvant. I és que 400 anys abans, Alfons desè el savi, rei de Castella i Lleó, capaç de valorar i admirar el coneixement que havien adquirit i conservat els àrabs (que amb els jueus ocupaven la península Ibérica) dels antics grecs i perses, protegí (escola de Toledo) per a que aquesta riquesa es difondís per tot l’antic continent.

Durant el segle XVII la proporció aúrea va ser cada cop més utilitzada sobretot en l’art y l’arquitectura, propiciant encara més el que s’anomenaria renaixement, en referència al interminable i sagnant període de guerres, persecucions i pillatge que va subsumir Europa fins a la vora de 1600, a mort, destrucció i misèria, i on la pesta fou la causa final perquè s´acabessin totes les guerres a l’estendre’s arreu. D’aquesta desfeta i com a reacció front a la recent acabada guerra dels cent anys, la medicina es va desenvolupar i especialitzar, neixent poc després la química, “filla” de la l’alquímia. És durant el S.XVII que neix (lleis de Kepler) l´astronomia i la física pròpiament dita (avui dia anomenada clàsica: estudi del comportament dels cossos materials), i és Newtón qui a través de les tres lleis que va enunciar sobre la dinàmica dels cossos fou el seu impulsor, sobretot quan partint de la 3ª llei de  Kepler, va demostrar i enunciar la llei de la gravitació universal (inventant-se el concepte de massa per justificar l’acció que exerceixen els camps gravitatoris sobre la matèria). I tot això era possible perquè regnava la pau que inspirava la música dels compositors de l’època, la pintura, escultura i arquitectura dels grans mestres italians la influencia dels quals es va anar estenent per tot Europa, construint catedrals que seguien lleis de l’estètica de les proporcions del nombre d’or, artistes que utilitzaven la perspectiva cònica de la geometria per representar les seves obres, a més de la gran proliferació d’artesans de la construcció de vaixells i d’altres enginys, especialment en els països baixos. La impremta de caràcters mòbils, descoberta per Gutenberg (morí en 1468) va acabar estenent-se també per Europa, fins devenir la troballa més valuosa perquè permetia fer arribar el coneixement de tot el que el renaixement va rescatar, impulsar i gestar per les generacions que havien de venir.

El ciclo de los grandes planetas

En Astrología, los aspectos entre Júpiter y Saturno simbolizan momentos críticos en la historia reciente. Algo viejo y gastado es destronado y a la vez irrumpe una energía nueva sin que pueda evitarse un ligero caos justo antes de que ese algo nuevo y joven emerja. En Septiembre de 1955, cuando nací Júpiter y Saturno estaban en cuadratura, y la próxima se producirá en Septiembre 2014. El aspecto dinámico de la cuadratura es una relación difícil si se pretende lograr que armonicen los intereses que ambos planetas defienden (según simbología astrológica), pero es precisamente en el inicio de un ciclo, cuando la conjunción se produce, que los astros “ofrecen” la posibilidad de obtener resultados concretos y visibles de la resolución de tal interacción o relación astral, sobretodo respecto de la etapa precedente. La conjunción de Saturno y Júpiter se produce cada 20 años. Este periodo es muy importante para quienes componen una sociedad y para ella misma.

El periodo o duración del ciclo Júpiter-Saturno a lo largo de todo el Zodíaco se repite cada 800 años, pues se contabilizan hasta 10 conjunciones consecutivas antes de que se produzcan en el elemento siguiente (según el orden de la rueda del Zodíaco) y así hasta hacerlo en los cuatro elementos. Han de  transcurrir 200 años para que esas conjunciones dejen de producirse en un mismo elemento para hacerlo y por 200 años más, en el siguiente elemento. En sincronia con ellas y por analogia, cada 200 años la visión del yo consigo mismo y en relación con la sociedad en que vive pasa por cambios profundos y a veces se traduce en radicales y poderosos cambios generacionales.

En ocasiones la sociedad misma y por extensión la humanidad entera, se ve abocada a una gran transformación, atravesando una situación en que la única salida es el cambio de paradigma. Por supuesto tales cambios se relacionan con el ingreso de la conjunción de estos planetas al nuevo elemento (ciclo de 200 años), pero en esta ocasión la conjunción de Júpiter con Saturno promete la llegada de un “ángel anunciador”, no solo por el incipiente cambio de era sino porque este cambio de signos de agua a signos de aire, en concreto de Piscis a Acuario, sucede solo una vez cada 26000 años con inusitada fuerza y claridad hace de esta transición el periodo más singular del ciclo de las eras.

La ultima conjunción entre estos dos planetas se produjo en el año 2000 en el signo terrestre de Tauro y aunque la próxima conjunción (origen del ciclo) será aplicativa en 2020 en Capricornio, no se hará partil (exacta) hasta el 20 de Diciembre de ese mismo año, a 0º y 1º de Acuario. Lo extraordinario de esa conjunción es que sucede por primera vez después de 600 años de no hacerlo en un signo de aire. Nos damos cuenta de que hace algo más de 400 años el mundo se preparaba para el colosal advenimiento de lo que se denominó renacimiento. Desde hace dos siglos, a partir de 1800, estas conjunciones que se han venido produciendo exclusivamente en signos de tierra, ha dado lugar al inicio y posterior desarrollo de lo que hoy se conoce como era industrial, la cual generó el materialismo actual.

En 2020 tal conjunción dejará de producirse en signos de tierra para comenzar a hacerlo en signos de aire. Para entonces el mundo ya estará preparado para recibir un nuevo paradigma de conocimiento, de libertad, de paz y justicia,  aspectos vinculados al elemento aire, de menor densidad que la tierra sólida y en el que la humanidad empezará a despojarse de aquellos valores que han marcado estos últimos siglos como el poder sobre la materia, el egoísmo, el dinero, el consumo compulsivo y/o desenfrenado, posesiones, la productividad intensiva y especializada, degradando el servicio o trabajo, y al mismo tiempo elevando la competitividad por encima de todo derecho laboral, y ello a causa del miedo que le embarga,inseguridad sobrevenida del ego por su incapacidad de recibir luz del entendimiento y de albergar sabiduría mental y espiritual.

El ingreso del ciclo de conjunciones en el elemento aire 800 años después de que sucediera por última vez, anuncia el ingreso definitivo de la humanidad en la era de Acuario. Es lícito suponer que este ciclo sea siempre el detonante para la instauración en pleno derecho del mensaje que ofrece cada una de las doce eras a la humanidad (y a través de un avatar como Jesús al inicio de la era de Piscis). Las eras conforman ese gran ciclo de precesión (hacia atrás o en retroceso) de los equinoccios respecto a las estrellas fijas (zodíaco), a lo que Platón, conocedor del tercer movimiento de la Tierra, después de la rotación y la traslación, denominó “el gran año” de 26.000 años de duración. Para el astrónomo significa observar la constelación que está detrás del Sol durante ese día del año en que el dia y la noche tienen la misma duración y con el dia creciendo, esto es, el equinoccio de primavera, el punto vernal , o 20 de Marzo (casi siempre)

Por el conocimiento que tenia Platón de ese gran año (periodo de precesión de equinoccios) hace más de 4000 años las estrellas fijas que decoraban el fondo del cielo del Sol en un 20 de marzo, o punto vernal, ocupaban la constelación de Aries, sin embargo, a causa de ese movimiento de precesión, hace unos 2000 años el cielo que podían ver los astrólogos el primer dia de primavera detrás del Sol tenia que ser Piscis. Pues bien, ahora es necesario conocer qué constelación estará exactamente detrás del Sol ese 20 de Marzo de 2021, y en donde cabe esperar que la declinación del Sol sea próxima a 1º de acuario. Si no es así, lo que se puede asegurar con certeza es que para 2200 y antes de acabar el periodo de las  conjunciones de Jupiter-Saturno en signos de aire, la constelación que estará detrás del Sol ese dia será Acuario sin duda, y para entonces las promesas y atributos de acuario (el aguador) estarán instalados desde tiempo en la conciencia de la humanidad. Sea Piscis o Acuario la constelación que esté detrás del Sol durante el equinoccio de primavera de 2021 en realidad no importa, la buena noticia para nosotros y generaciones venideras, para los seres vivos del planeta Tierra, es la de tener el privilegio de ser testigos, durante el siglo XXI, de uno de los siglos más exquisitos de los 260 que forman el periodo de precesión. Y es que en todo ciclo en que el eje del tiempo viene representado por una senoide, existen dos puntos de inflexión (cambio de curvatura), y es precisamente durante este siglo XXI que la Tierra y la humanidad atravesarán uno de esos periodos tan singulares.

Actualmente, dentro del proceso evolutivo que simboliza el gran año o periodo de las eras, la humanidad está a 10 años de ocupar y por 200 años más, este punto de inflexión del gran ciclo (un periodo de cambios muy rápidos), el único “momento” del ciclo en que el proceso evolutivo de la humanidad pasa de la era oscura de Piscis) a la más luminosa de todo el Zodíaco, acuario. Así que la humanidad está a merced de una experiencia sin parangón ante las puertas del cambio transformativo más importante de su historia y de su civilización Eso significa un cambio de paradigma absolutamente necesario y asumible con alegría si la humanidad apuesta por lo desconocido, para ello debe o necesita soltar todo lo que signifique lastre que le impida ocupar un estado de “menor densidad y sentirse en expansión. El otro punto de inflexión tuvo lugar hace 13.000 años, cuando el punto vernal pasó del signo de Virgo (femenino) del elemento tierra al signo fogoso de Leo.

Parece que el siglo XXI deviene el periodo de transformación más contundente que podamos imaginar ya que se producen simultáneamente en el tiempo dos transiciones: la debida al cambio de era (2160 años de media de duración), en el ciclo de las eras, al pasar el punto vernal de Piscis a Acuario, y la transición debida al cambio de elemento de las conjunciones de Júpiter y Saturno que pasan de haberlo hecho en signos de tierra durante los ultimos 200 años a hacerlo en signos de aire (1ª conjunción en acuario). Esta “co-incidencia”, en sincronia con el “cielo constelado” que se refleja en el interior del ser humano, promete cambios de estado múltiples en todos los seres del planeta, incluidos los sistemas sociales que los comprenden, como las sociedades del mundo.

Simbólicamente, cuando las conjunciones de Júpiter y Saturno pasan de sólido (signos tierra) a gas (signos aire) por ser sublimación, piden transformación o cambio de estado, al igual que sucederá con el paso del punto vernal del signo de agua de Piscis a otro de aire de Acuario, como un paso de liquido a vapor, de pasar del hombre arquetípico del Pez (que se mueve en aguas instintivas y sensitivas de la vida y se redime por la fe) al Aguador (Ser que se libera de su animalidad y se redime por la luz del conocimiento). A diferencia de otros signos zodiacales, Acuario es el único signo que viene representado por un hombre (acaso Urano vertiendo agua sobre las aguas de la madre tierra). En simbología astrológica, Acuario corresponde a la etapa de mayor libertad que  el ser humano como tal puede expresar, aquella en que el ser humano alcanza el nivel más alto de HOMBRE, un ser de luz más consciente (más consciente de su divinidad que de su animalidad), más libre, más sabio, más solidario y profundamente amoroso, un ser dispuesto a aceptar y a asumir lo que ha de acontecer en los próximos dos mil años, esto es, aceptar la responsabilidad y el derecho de ser heredero legítimo de la era dorada (la más luminosa de todas las eras), regalo divino por haber conquistado (de nuevo) el cielo en la tierra.  ¿Que tal  VIVIR LA HUMANIDAD FELIZMENTE POR 2000 AÑOS?



§ 2 Responses to Cicle de Júpiter i Saturn

  • Anònim ha dit:

    Interesante, pero a parte de transmitir el mensaje , tienes alguna idea mas ?
    Diego

  • ClaraLuz88 ha dit:

    Qué bonito Miquel, gracias. Pasar directamente de la tierra al aire es un gran salto, son los dos elementos más alejados, de hecho son totalmente opuestos.

    Como explicas en otra parte del texto, siempre podemos elegir sintonizarnos con lo que está sucediendo y vivirnos como co-creadores.

    Muy interesante tu blog, voy a seguir leyendo.

    Clara.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: