Respiración Compartida. Co-inspirando

Co-inspirar es compartir la respiración, es entrar en complicidad con el otro porque hay sintonía. Respirar con el mismo patrón respiratorio significa entrar en vibración pulsante con el otro, una sintonía compartida que se refleja en el rostro de ambos conspiradores. Acompasando las respiraciones hacia un único ritmo de respiración promueve la empatia de ambos conspiradores. “Ponerse en los zapatos del otro” es muy sencillo por sentir i evocar pensamientos y/o emociones de parecida frecuencia. Esto sucede cuando “trenes” de ondas pulsan al unísono, de modo semejante y suficientemente cercanas para que puedan interactuar, esto es, para que sumen amplitudes. Así que resonancia es el fenómeno que resulta cuando dos o más estados vibratorios que interactúan (cercanos) han entrado en fase y con una misma frecuencia (o múltiple una de la otra), un ritmo constante que al pulsar juntos en el tiempo amplifican su señal más (multiplicar por dos), mientras que la interferencia es ausencia de resonancia. Los beneficios de la respiración compartida son reconocidos por maestros espirituales si se practica entre 20 y 30 minutos

En pareja, nos sentamos con las piernas cruzadas y las espaldas en contacto, sin que ello impida a los co-inspiradores respirar libremente. Percibo mi respiración en presencia del otro y dejo fluir la inspiración espontánea… Permito que el cuerpo respire a su aire, a su propio ritmo… A veces, se produce una especie de “simbiosis”, eso es indicador de que la pareja ha entrado en resonancia y es posible compartir fácil la inspiración y la espiración. Si hay sintonía es interesante establecer una respiración conjunta, inspirando y espirando al unísono.  Si nos sentimos cómodos, con buenas sensaciones con el ritmo de respiración hallado, es señal de ser una pareja potencial en el juego de la conspiración armónica. Una exploración poderosa es cuando hay afinidad en la pareja y practica la Triple sintonía, que consiste en co-inspirar durante al menos 30 minutos y vibrar en los centros que se hallan en la frente entre las cejas, en el corazón y en el hara (bajo vientre) a través de tres fases: Amor con un ojo solo en la frente, Corazón a corazón en el pecho y co-inspiración en el Hara, en el vientre. Es posible que la sensación en la frente sea inspiradora, en el corazón se produzca una sensación amorosa, afectiva y/o emocional, y en el hara una sensación instintiva de seguridad, serenidad y poder.

Amor con un solo ojo es una co-inspiración que permite descubrir la afinidad mutua de los conspiradores, desarrollando la telepatía si la hay. Sentados uno en frente del otro, tocándose las rodillas de ambos, humedecemos el índice y aplicamos una pequeña cantidad de saliva sobre la frente (entre las cejas) del otro, o bien se da un beso y se humedece la frente con la lengua. Unimos las frentes con suavidad y cerramos los ojos a la espera de establecer una profunda compenetración mental. Si hay sintonía, es muy fácil establecer una respiración conjunta y si ambos co-inspiradores lo desean, iniciar una respiración alternada a dos.

Una variación de la exploración es permanecer con los ojos abiertos y centrados en el punto medio de las cejas del otro. Cuando convergen las imágenes de ambos ojos en una puedo ver el amor con un solo ojo, una extraordinaria meditación. El ritmo de respiración acompasado y sostenido al unísono aumenta la amplitud de vibración en el centro de energía o tercer ojo.

Corazón a corazón es una exploración para alcanzar armonía concentrada con uno mismo y con la pareja. Significa tomar consciencia de la propia energía corporal y de la pareja hasta el punto de darme cuenta de la tensión o tensiones que el otro acumula. Con el brazo derecho extendido hacia delante y colocando la palma de mi mano derecha sobre el corazón de la pareja, acojo con la palma de mi mano izquierda el dorso de su mano derecha que reposa sobre mi corazón. Acompasamos las respiraciones hasta compartir plenamente inspiración, espiración y el vacío. Registramos (notamos) el ritmo del latido del corazón del otro y al exhalar a la vez emitimos una especie de “uni-sonido”  (Aaa…en la cabeza, Uuu…en el corazón y Mmm… en el vientre: Aauumm). A veces, para sentir el latido del corazón del otro es necesario poner una mano sobre su corazón y la otra sobre la yugular, una zona más fácil de registrar el pulso reflejo del latido cardíaco.

Co-inspirar desde el hara significa inspirar y espirar profundamente desde el centro del vientre hasta que todos los pulmones se transformen en un solo movimiento de expansión y contracción. Trato de respirar con el otro como si fuéramos un solo pulmón y eso porque existe conexión y sintonía con la pareja (y parejas presentes). Tumbados boca arriba y capiculados, con la cabeza de uno/a a la altura de los pies del otro, dejamos que los dedos abiertos y relajados de la mano derecha descansen sobre el vientre (hara) del otro y de ese modo percibir la expansión y contracción del vientre al respirar. Respiramos cada uno a su ritmo…

Poco a poco y sin esfuerzo sincronizamos las respiraciones al establecer un ritmo armónico ya sea alternado, respirando al unísono, o respirar con una frecuencia doble de la otra…. La clave es seguir un pulso coincidente y repetido, creando un ritmo compartido. ..La exploración consiste en tratar de exhalar conjunta y completamente… Suelto el aire mientras siento los vientres hundirse a la vez…. Me hago sensible a toda vibración que pueda percibir con la mano que descansa sobre el hara del otro… Pongo especial atención entre el descenso y el ascenso de la respiración. Al final de cada espiración compartimos el silencio de ambos cuerpos. Siento que puedo soltar el vientre con la única sensación de quietud luminosa y que se va haciendo más larga en cada exhalación. Al sintonizar con el vacío del otro obtengo el mayor estímulo para generar con el poder de mi propio centro una corriente energética que partiendo de uno o de ambos haras acaban por cerrar un circuito cuya circulación de energía luminosa involucra a los participantes. Poco a poco cada uno abandona el intento de ir sincronizado con el otro para entrar en el ritmo de la propia respiración natural. La triple sintonía culmina cuando la pareja comparte sensaciones, pensamientos y sentimientos que han emergido durante la co-inspiración.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: